Bitácora de Isabel Huete

SOLIDARIDAD CON HAITÍ

SOLIDARIDAD CON HAITÍ
PINCHA EN LA IMAGEN Y SI TE INTERESA MANDA TU COLABORACION A diointer@wanadoo.es (copia y pega la dirección de e-mail)

30 mayo 2009

QUEDADA

Una luminosa tarde primaveral quedaron tres amigas, blogueras de pro, en una céntrica y animada placita madrileña para intercambiar guiños, despellejes y demás divertimentos típicos de personas solitarias y cansadas de las tontunas de la vida. Dos de ellas se conocían de otros eventos cultural-lúdicos pero no a la tercera que, acompañada de Pepón, o Pepito, según el humor de su dueña, se presentó directamente cabalgando desde su castillo castellano-viejo.

Adu, Donce e Isa se llamaban, pues, las tres princesitas o princesotas, que para el caso da igual.


Una, Adu, parecía vigilante al principio porque no sabía con qué especímenes humanos se encontraría, ni siquiera si serían realmente humanos, aunque después de cruzar campechanamente los brazos para salir en la foto, en plan "Aquí estoy yo, ¿pasa algo?", empezó a soltarse la melena pero no lo suficiente porque era adicta a la cerveza 0'0 y eso no anima al descuelgue total de mandíbula. Aunque de todo hubo...


La segunda, Donce (ni 12 ni 11, ¿lo pillas?), a la que la tercera en cuestión, Isabel, osea yo, ya conocía de otro encuentro al que acudió algo "apinochada" (hay material gráfico en este blog que lo corrobora), apareció con sus aires serios y formalitos, con su carita de rosa y su cuerpazo divino. Tampoco se permitió decir muchas paridas porque era adicta al Nestea, pero después de sacarse unas delicadas bailarinas del talego que llevaba para sustituir a unos espantosos zapatos de cristal blanco que le hacían polvo los callos, empezó a tener pequeñas sacudidas de risa y a perder el miedo a mostrarse más vivaracha. Y es que Donce es una doncella que se cree un sapo con alma de gelatina de fresa. Así que, ni corta ni perezosa, Adu le fotografió los pies con su calzado 24 h. para demostrar que los de la Cenicienta al lado de los suyos eran puros cascos caballunos y los famosos zapatos de cristal una horterada.


La tercera, osea yo, no me saco en solitario porque estoy hasta el moño de verme reír y porque la pérfida Adu me hizo una foto donde más que una chica alegre y vivaracha parecía un ninot de los que se queman en las hogueras de las Fallas valencianas, así que yo la he "quemado" en el fuego de mi ordenata que, entre otras cosas, está para cumplir con esos menesteres destructivos.

Pudimos hacer un reportaje gráfico a lo grande pero la cámara de Adu dijo que "nones", que sólo hacía las fotos que le daba la gana y hasta se dejó manosear por un vecino de mesa argentino que antes de que le dijéramos nada ya se estaba ofreciendo a retratarnos sin pudor alguno.


Antes de marcharnos -o para provocar que nos fuéramos- a otra terracita recoleta y animada del Barrio de las Letras, el jefecillo de los camaretas intentó meterle mano por el costadillo a Adu mientras me miraba de soslayo por si me estaba dando cuenta y saltaba en defensa del honor de mi recién conocida amiga. No lo hice porque no suelo meterme nunca enmedio de las relaciones de pareja ajenas y menos aún cuando hay sexo incipiente por medio. La expresión de ella lo dice todo...

Finalmente, así se le quedó la carita a Adu depués del toqueteo y el gustirrinín. Vamos, que creo que la culpa la tuvo Pepito por molestar al servicio camareril y estar tranquilamente recostado a los pies de su ama. ¿Acaso fueron los celos del camarero? ¿Y si el camareta era un sádico peligroso? ¿Y si Adu le miró más de la cuenta cuando fue al servicio? ¿Y si Donce le pagó a nuestras espaldas para que lo hiciera? ¿Y si fue el argentino como venganza por no obedecerle la cámara y tenerle tres horas dándole al dedo sin que saliera ninguna foto? ¿Y si fui yo para provocarles alguna risita nerviosa? ¿Y si fue el perro porque estaba harto de tanto cotorreo?

Fue un encuentro cargado de intenciones inconfesables, chantajes loteros, frivolidad y sexo duro. A las pruebas me remito...

Eso sí: nos lo pasamos pipa, ¡hasta hablamos de "Voces del extremo"! ¡Con dos ovarios! La pena es que yo tenía cuerpo de marcha y ellas de descanso. Como nos toque la lotería...

Un encuentro inolvidable, muchas risas y poco alcohol (yo fui la única que no me privé de ese placer, aunque sin excesos), como buenas y dulces princesitas que somos, ¿o brujas malvadas? Creo que podríamos llamarnos las "treatro": ni 3 ni 4, ¿lo pilláis?

Os quiero, chicarronas. Gracias por estar ahí.

Blogueras y poesía.

29 mayo 2009

Creaciones artísticas de Floren

video

Visión de Floren de su familia. Sólo puedo decir que me parece una gozada.

Gracias Floren.

Arte y poesía

27 mayo 2009

Hay que mojarse



La ganadora del Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi está seriamente enferma, y encarcelada por el brutal régimen birmano con nuevos cargos falsos en su contra.

Esta cruel maniobra aparece días antes de que sus trece años de cautiverio estén por llegar a un fin, y la mantendrá encerrada hasta después de las elecciones de 2010. El único "crimen" que ha cometido es reclamar pacíficamente democracia para su país.

Los valientes activistas pro democracia de Birmania están solicitando al Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, que asegure que los 2.100 prisioneros políticos sean liberados: haciendo de dicha liberación una condición previa a cualquier renovado compromiso internacional con el régimen birmano.


Estas campañas y otras muchas las podéis ver en:

http://www.avaaz.org/es/about.php

Mojarse es poesía.

23 mayo 2009

Encontrar el sitio



Para alguien que escribía siendo una adolescente algo así como que el mundo estaba dividido en dos partes, los demás y ella, no era de extrañar que cuando la conocí, ya adulta, siguiera preguntándose en ocasiones qué demonios hacía aquí, qué destino era ése que le había tocado vivir y con el que tan poca sintonía tenía. Un mundo en el que primaban valores que ni le enseñaron ni había practicado nunca, al menos intencionadamente; un mundo cuyo espacio estaba habitado por seres tan inconcretos como despiadados, tan ridículos como sutiles, tan falsos como irreconocibles.

Vivía sumida en el desconcierto: nada se parecía a lo que había imaginado, nadie se mostraba tal y como era, o casi; la comunicación se había convertido en un intercambio de palabras sin sentido y las noches acabaron siendo un posado de cabeza bajo la guillotina del insomnio. Había a prendido a sujetar sus riendas para no desbocarse, a saber marcar el paso cuando el terreno así lo requería y a galopar cuando las circunstancias la espoleaban hasta caer exhausta, pero ella creía que eso a nadie le importaba.

Al cruzarse con las gentes procuraba hacerse invisible, transparente y frágil. No lo conseguía: cuanto más inadvertida quería pasar más miradas sentía clavarse en su cuerpo como rejones, haciéndole sangrar por dentro, retorciéndose de dolor, buscando impotente una rendija por la que escapar. Pero sabía que la vida es un laberinto del que sólo se sale para perderla, y resistió recorriendo todos los días con sus noches todos sus recovecos, todas sus aristas, todas sus corrientes, todas sus rugosidades, hasta que consiguió dominarlo, o así lo creía ella.

No era soledad lo que sentía sino desapego de la vida que le había tocado vivir. Para ser ella misma había tenido que pagar un peaje demasiado alto y ahora ya no tenía necesidad de ser reconocida por los otros. El enjambre social le había propinado demasiados picotazos y su piel estaba tan endurecida como la concha de un galápago. No había conseguido cumplir ni uno sólo de sus sueños, ninguno de los senderos por los que se había aventurado la llevó a ninguna parte, todos los caminantes con los que se cruzó pasaron de largo; sólo los árboles permanecieron erguidos pero ella no formaba parte de su esencia.

Después de algunos años me la encontré en un pub del centro de Madrid. Jugaba al billar rodeada de un grupo de hombres y no paraba de reírse. Indudablemente era la reina de la partida. Cuando me reconoció soltó el taco y se abrazó largamente a mí sin abandonar la sonrisa y soltando una palabrota detrás de otra: ¡Joder, coño, es la hostia! Sus acompañantes me miraron con curiosidad pero ella los dejó plantados y me arrastró hasta su mesa, situada en un rincón y sobre la que sólo había una copa, la suya.

¿Estás sola?
Sí, claro, como siempre. ¿Y tú, has venido con alguien?
Con unos amigos. Me he llevado una gran sorpresa al verte, te creía perdida por esos mundos.
Estoy perdida en mi jodido mundo.
¿Por qué no quedamos otro día y charlamos?
¿Para qué?
Para que me cuentes qué has hecho estos años, para saber de ti.
Te lo puedo resumir en dos palabras: he sobrevivido, nada más.

Sobraban las palabras. Un muro de silencio se interpuso entre ambas con violencia.

Me despedí con cierta pesadumbre. Era una superviviente pero la risa no podía ocultar la tristeza de su mirada. Volvió a la partida de billar y mientras frotaba la punta del taco con la tiza me lanzó un guiño cómplice que todavía hoy no consigo interpretar.

Supervivencia y poesía

21 mayo 2009

Tener amigos es el mayor placer

Ahora que por correo ordinario sólo recibo cartas del Banco, del Ayuntamiento, de Hacienda y de mi Óptica, y por correo electrónico, salvo honrosas excepciones, sólo me envían spams, noticias editoriales o de presentaciones de amigos y peticiones de firma para causas casi siempre nobles, es un placer haber recibido estas fotos que me manda mi querido amigo Floren como un regalo y que yo no puedo dejar de publicar aquí porque son reflejo de la belleza más exuberante y tierna, la que a mí tanto me gusta.


Jardines del Príncipe (Aranjuez)

(Fotografías de Florencio Rodríguez de Arce)

Gracias Floren, me encanta que hayas entrado en mi casa.

Amistad y poesía.


18 mayo 2009

Benedetti y Albéniz

Ayer murió Mario Benedetti.

HAGAMOS UN TRATO

Cuando sientas tu herida sangrar
cuando sientas tu voz sollozar
cuenta conmigo
(de una canción de Carlos Puebla)

Compañera
usted sabe
que puede contar

conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino contar

conmigo

si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles

ni piense qué delirio
a pesar de la veta

o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo

si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo

no piense qué flojera

igual puede contar

conmigo

pero hagamos un trato

yo quisiera contar
con usted

es tan lindo

saber que usted existe

uno se siente vivo

y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos

aunque sea hasta cinco

no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber

a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.

Hace cien años murió Isaac Albéniz.



Genios y poesía.

Primera comunión de Sara


Sara hizo ayer la primera comunión. Estaba guapísima con su vestido blanco y sencillo, de jaretitas como lo fue el mío y sin adornos supérfluos. Eso sí, yo llevaba una coronita de pequeñas rosas blancas y un velo también blanco que me llegaba hasta la cintura. Ella sólo una cinta con una pequeña flor. Estaba feliz, era su día y así la retraté en el corral de su casa, en Tembleque (Toledo), donde viven mis queridos Chusa y Banjamín, sus padres y amigos, y donde paso muchos fines de semana haciendo las cosas que me gustan y duermo cual lirón. Es el silencio de la noche y el despertar del canto de los pájaros lo que me da alas para retomar después el resto de la semana siguiente.

Nos juntamos un montón de gente, alguna desconocida y otra muy cercana. Lo importante es que disfrutamos, comimos, bebimos y, sobre todo, reímos.

El corral es una gozada, pero lo mejor de todo son sus enormes rosales cuajados de flores.

Loreto y Clara, dos bellezones de hermanas llenos de encanto por dentro y por fuera.

Benjamín, como siempre, preparando la barbacoa, tarea que nunca le agradecemos lo suficiente.

Floren, un artistazo de la familia de los "Benjamines" al que siempre me encanta volver a ver.

Francesco y Lola, hermana de Chusa y madre de los bellezones. Dos amores.

Mayoral, como siempre en su laberinto, y la amiga de Lola que se autodenomina en los comentarios del blog como "la chica de las mayúsculas". Dos seres peculiares divertidos.

Después, ya atardeciendo, me fui a dormirla. Me desperté a las diez de la noche y me puse a ver Eurovisión, no lo negaré. Me gusta Soraya, me gusta su voz y su fuerza y me pareció un despropósito que quedara en penúltimo lugar, pero estas cosas son así de ridículas. En fin, que después me pasé a ver en La 2 el concierto de Antonio Vega hasta que acabó. Un lujo mucho más interesante pero programado a una hora un tanto intempestiva, como todo lo bueno.

Y se acabó el día con la sensación de haber hecho muchas cosas cuando en realidad no había hecho nada especial, salvo estar con los amigos. ¿Se puede pedir más acaso? Creo que no.

Y hoy, de vuelta hacia Madrid cuando el sol empezaba a ponerse, he creído estar soñando. Es el efecto de la belleza sobre la mente enriquecida por el descanso: los campos castellanos cambiando de color según la dirección que seguían las curvas de la carretera; a la derecha más tonalidades verdes y a la izquierda más amarillas, y los rayos del sol dirigiendo la orquesta de los tonos. También los árboles han jugado a la música del color poniéndose de verde intenso según giraban las sombras o adquiriendo un tono plateado al sucumbir a la luz, y la brisa meciéndolos suavemente. Adornando los arcenes las amapolas y las margaritas amarillas y blancas junto a otras flores color malva que nunca he sabido cómo se llaman. Por un sendero, ya cerca de Getafe, un rebaño de ovejas con su pastor, sin faltar el perro. Las pequeñas casitas de labranza recogidas bajo la sombra de esos enormes árboles que las protegen y una música sonando en mis oídos: Una furtiva lágrima, de Donizzeti. Pavarotti en las entrañas porque me he acordado de mi madre y de lo mucho que hubiese disfrutado contemplando tanta belleza.




Atardecer y poesía.

13 mayo 2009

Hasta siempre




No sé si este hombre era un genio y/o el mejor compositor español de los últimos treinta años, pero sí sé que ha ocupado muchas de mis horas penetrándome por los oídos y llenando de dulzura mis pensamientos. Me dolía verlo en los últimos tiempos, tan frágil y triste, tan ajeno de sí mismo o, quizá, tan ajeno del mundo que le rodeaba sobre el que parecía levitar.

Me lo crucé hace años por la calle. Le miré al verlo venir de frente y cuando ya me había sobrepasado y me daba la espalda con ese caminar cansino que le caracterizaba. Se me quedó grabada su mirada perdida y, sobre todo, su espalda curvada, como si le costara sobrellevar su propia piel. ¡Qué ternura, qué ganas de abrazarlo y mecerlo como a un niño desamparado y perdido en la vorágine de la gran ciudad!

Adiós para siempre mi desconocido amigo y compañero de mi tiempo.

Arte y poesía.

12 mayo 2009

agitadoras.com

Portada de Agitadoras

Agitadoras.com es una revista virtual de literatura, música y creación alternativa; un artefacto cultural que apuesta por la opinión libre, la falta de prejuicios y el universo outsider, sin descuidar por ello la calidad y el interés de sus propuestas. Las personas que participan en este proyecto son escritores reconocidos, galeristas, editores independientes, sexólogos, locutores de radio, periodistas, musicólogos y enterados de todo pelaje. Relájate y disfruta, que de agitar la maraca, ya nos encargamos nosotros.

http://www.agitadoras.com/

Creo que no debería añadir nada más a lo que es la propia presentación de la revista Agitadoras para incitar a todo/a que me visite a sumergirse en esta edición virtual maravillosa, interesante, comprometida y magníficamente dirigida por Inés Matute, pero creo que si digo que en el número de mayo he colaborado con un cuentito (Los extremos del arco iris) y unas foticos mías, pues igual todavía da más morbo y nadie se pierde la incursión en ese mundo agitado y rebelde que debería estar entre las preferencia de todos/as. Inés, la revista y los que colaboran se lo merecen.

Agitadoras y poesía.

11 mayo 2009

Campo de mexirefugiados

Obra del pintor surrealista Jacek Yerka

Nada que objetar: está siendo divino. Los mexicanos son un amor. Unos ya se han ido y otros acaban de llegar y todos hemos estado revueltos como en un campo de refugiados. Mi mini-casa está siendo un lugar de paso, un ir y venir constante, un microcosmos de vitalidad, un casi laberinto en el que a veces me pierdo. Llego a no saber qué puerta abre qué o si quien aparece está entrando o saliendo. Se han oído guitarras, timbales y hasta corridos, y sobre todo risas. Creo que les gustan los bocatas de papel higiénico porque lo consumen que es un primor... (lo señalo como algo curioso y sin reproche alguno, aunque inevitablemente me tiene boquiabierta). Unos avisaron y no vinieron; otros no avisaron y se presentaron tal cual; los menos han sido invitados, pero a todos está mereciendo la pena conocerlos porque son buenísima onda. Cuando se vayan todos los echaré de menos, seguro.

También estoy deseando escuchar algo de silencio. Es lo mío. También es lo de mi gato.

Y ahora, ríete Bipo... El jueves empecé a toser, a estornudar, a tener un dolor de cabezota horrible. ¡La gripe A, socorro! Ni lo pensé, para qué exagerar. Trancazo primaveral. Lo que siento es que igual alguno/a de los que se han ido se haya llevado colgado algún miasma y al llegar allí me lo/la pongan en cuarentena... ¡La gripe Huete, socorro! Y ya la hemos liado.

A pesar de todo, no he dejado de fumar. También es lo mío, pero no lo de mi gato.

Salud, amistad y poesía.

06 mayo 2009

¿Se acaba el mundo?

Va de mexicanos

Estos días, antes, durante y después de EDITA estoy mexicanizándome. Tengo aquí a mis queridos amigos mexicanos, en casa, y no tengo tiempo de casi nada pero el poco que tengo lo estoy aprovechando a rabiar. Son geniales y se aprende mucho de ellos. Me encanta lo cariñosos que son, y lo discretos, casi en exceso. Buena cosa.

Y no te rías, Comendatore, que me has dejado como unos zorros haciendo creer que no aparecí por EDITA. Hice patria, ¿o no? Jajaja.

Y a propósito de EDITA, tengo pendiente una entrada para contar la experiencia de este año que, como siempre, fue muy gratificante. ¿Por qué no montamos BLOGEDITA? Sería un pasote...

Besis a todos/as, que os quiero.

México y poesía.

FOTOLIA