Bitácora de Isabel Huete

SOLIDARIDAD CON HAITÍ

SOLIDARIDAD CON HAITÍ
PINCHA EN LA IMAGEN Y SI TE INTERESA MANDA TU COLABORACION A diointer@wanadoo.es (copia y pega la dirección de e-mail)

23 febrero 2009

En memoria de Antonio Machado


Escojo unos párrafos de Julián Marías sobre antonio Machado, del prólogo que escribió en 1969 para una Antología dedicada al poeta (Ediciones Salvat, 1982), para expresar la importancia que para mí ha tenido su poesía y la admiración que siempre he sentido hacia este grandísimo escritor:

"La poesía de Machado no es propiamente "amorosa"; es algo más profundo y menos frecuente: poesía enamorada. El amor no es 'tema' de la poesía de Machado; es su suelo, su raíz, su temple; desde el amor a mujer, instalado en él, mira las cosas, lo conmueven, le duelen, las canta. Es el principio de su organización, la dimensión en la cual se encuentra a sí mismo y puede hablarse a sí mismo -'converso con el hombre que siempre va conmigo'-, la pauta de su interpretación personal ... Cuando El Machado de los últimos veinticinco años de su vida entronca con aquél en que más auténticamente se eligió a sí mismo, vuelve a sonar como campana sin hoja, como cristal estremecido ... Por eso su verso nos llega a lo más hondo, por eso al leerlo sentimos que se trata de nosotros; porque al escribirlo se trató de él hasta lo más profundo de su raíz."

Desnuda está la tierra,
y el alma aúlla al horizonte pálido
como loba famélica. ¿Qué buscas,
poeta, en el ocaso?

Amargo caminar, porque el camino
pesa en el corazón. ¡El viento helado,
y la noche que llega, y la amargura
de la distancia!... En el camino blanco.

algunos yertos árboles negrean;
en los montes lejanos
hay oro y sangre.... El sol murió... ¿Qué buscas,
poeta, en el ocaso?


Poesía, ¡y más poesía!

6 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Antonio Machado era, más que amor, paisaje: interior y exterior. Y éste lo miraba desde dentro.
Qué grande fue, cómo nos sobrepasa. Sigamos leyéndolo.

BIPOLAR dijo...

Era un niño que soñaba
un caballo de cartón.
Abrió los ojos el niño
y el caballito no vio.
Con un caballito blanco
el niño volvió a soñar;
y por la crín lo cogía…
¡Ahora no te escaparás!
Apenas lo hubo cogido,
el niño se despertó.
Tenía el puño cerrado.
¡El caballito voló!
Quedóse el niño muy serio
pensando que no es verdad
un caballito soñado.
Y ya no volvió a soñar.
Pero el niño se hizo mozo
y el mozo tuvo un amor,
y a su amada le decía:
¿Tú eres de verdad o no?
Cuando el mozo se hizo viejo
pensaba: Todo es soñar,
el caballito soñado
y el caballo de verdad.
Y cuando vino la muerte,
el viejo a su corazón
preguntaba: ¿Tú eres sueño?
¡Quién sabe si despertó!

(me gusta especialmente)

Merche Pallarés dijo...

¡Qué GRAN poeta! Y la poesía con la que nos has regalado ¡una maravilla! Concuerda perfectamente con lo que dice Julian Marías. Muchos besotes, M.

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

Bien por recordar a los grandes.
Muchos besos.

Sibyla dijo...

Machado!
Uno de los poetas más grande que pisó la tierra. Su vida, llena de contratiempos, con un final muy triste...

Hoy mismo decidí hacer un viaje para ver a mi amiga del alma, que vive en gerona, y hemos hecho planes para desde ahí desplazarnos a Coillure.

Sigo sin ver las ventanas del post anterior!

Besitos preciosa:)

Sibyla dijo...

Iba a abandonar tu blog, y Sí! He visto que las ventanas son dos estupendos vídeos que como muy bien apuntas, son totalmente contradictorios e injustos...

Besitos:)

FOTOLIA