Bitácora de Isabel Huete

SOLIDARIDAD CON HAITÍ

SOLIDARIDAD CON HAITÍ
PINCHA EN LA IMAGEN Y SI TE INTERESA MANDA TU COLABORACION A diointer@wanadoo.es (copia y pega la dirección de e-mail)

29 enero 2008

Un hombre, un poeta, un amigo

No sé por qué llevo días pensando que me gustaría irme a una casita perdida en la nieve, rodeada de bosques, y apoyar la frente en el cristal de la ventana para sentir el frío de fuera mientras me tomo un chocolate caliente. Debe ser morriña, nostalgia de algún sueño imposible. Quizá desearía ver aparecer por el camino las luces de un coche, o quizá me conformara con acercarme al fuego y dejarme dormir sobre el sofá. Silencio y soledad. Brasas sobre la palma de mi mano y frío en las entrañas, o quizá al revés. Calor y frío. Amor y desamor. ¿Qué más da el orden cuando el viento crea turbulencias en el cerebro y abismos en el corazón?

Volvamos a la tierra, al lodo seco y quebradizo de tanta no lluvia. Uberto Stabile, amigo y poeta, estuvo el jueves pasado en Madrid presentando su último libro Maldita sea la poesía, editado por Eclipsados. Un gozo de poemas y un pozo de sentimientos. Se aprende de la vida leyendo a Uberto; también sus versos pueden incitar al llanto y a la rabia, y a valorar los malos tragos (los del alcohol y los de la miseria humana) como tormentas inevitables, aunque transitorias, que nunca ensombrecen la salida del sol. Uberto es el afecto hecho hombre, la sensibilidad traslúcida de un ser de otro planeta, llegado de un cosmos inimaginado e inimaginable. Su cosmos es sólo suyo, son sus sentimientos hechos palabra, poesía de la de verdad.

Y como mejor muestra, este poema de su libro que a mí me ha encantado.

Autorretrato

Soy un hombre de treinta y dos años
de complexión latina y algo soñador.
Nací testigo de una Europa lánguida, inminente
y profunda conocedora de su poder.
He viajado sin rumbo fijo
con el atillo de quien se sabe incierto
recorriendo esta geografía en contínua
transformación.
De vez en cuando descanso y recuerdo
le pongo nombre a las nubes y sonrío con frecuencia.
Sobre las copas de vino reino y proclamo repúblicas
que con el tiempo olvido.
Mi vida siempre tuvo dos puertas
y ninguna de las dos proyectó mi sombra.
Hace años quise ser de otra manera
y hoy no hay manera de saber quién soy.
Hice como Rilke de mi corazón mi patria
mitad beat, mitad sufí y un poco dulcinista.
Desbrocé el jardín de las grandes verdades
para sentirme mestizo y criollo.
Me gusta bailar y cuando bebo
ponerle el cascabel al gato
recitar a Horacio y entrar en casa por la ventana.

Y no me puedo resistir a este otro:

Ensayo para una pasión

Ese infinito proceso de la melancolía
que sustituye a la inteligencia
cuando reclamamos el derecho
a nuestros humanos errores.

Como Henry Miller rogaba a Dios que no le hiciera
sabio
así es, lento y doloroso el conocimiento
la intuición quizá
de todo lo que ha de sobrevivir
cuando la pasión termine.

Y después de la presentación, que hicieron Nacho Escuín y Ángel Petisme, dos fenómenos también de la poesía, nos fuimos de cenita a una taberna gallega. Nos pusimos como las botas y como los botos, en el mejor lugar para no sentirse nunca extranjero, en Lavapiés. Yolanda, Mayo, Lucas, Ángel, Nacho, Sonsoles, Uberto, y otros más, y la menda. Después copitas en el Traveling, buenos gintonics y risas. Noche estupenda con amigos muy queridos.

Bendita sea ésa que lleva por nombre Amistad, cuya caricia no quisiera que me faltara nunca.

Poesía y poesía.

2 comentarios:

uberto stabile dijo...

Gracias Isabel,esta noche preparando EDITA tus palabras me hacer reafirmar que quizá los sueños son peligrosos pero más peligroso es vivir sin ellos. Así que empecemos a contar los días para que la poesía, por muy maldita que sea, nos vuelva a convocar bajo el signo de la amistad. Eres un cielo. Besos desde Povoa de Varzim

Isabel Huete dijo...

Calderón dijo que "la vida es sueño", pero realmente no sé si debió decir que los sueños son vida. Tú si que eres un cielazo.
Besos grandes.

FOTOLIA