Bitácora de Isabel Huete

SOLIDARIDAD CON HAITÍ

SOLIDARIDAD CON HAITÍ
PINCHA EN LA IMAGEN Y SI TE INTERESA MANDA TU COLABORACION A diointer@wanadoo.es (copia y pega la dirección de e-mail)

11 septiembre 2008

JORNADA MUNDIAL POR EL TRABAJO DECENTE



UNA MOVILIZACIÓN GLOBAL EN DEFENSA DE UN EMPLEO DIGNO


El auge económico mundial no ha tenido necesariamente como efecto una mejora en el nivel de vida de la mayoría de la población en el mundo.

Además de un desempleo declarado significativo, muchos están subempleados o no cobran lo que les correspondería por el trabajo realizado. La mitad de la fuerza laboral mundial gana menos de US$2 al día. 12,3 millones de hombres y mujeres trabajan en condiciones de esclavitud. 200 millones de niños menores de 15 años trabajan en lugar de asistir a la escuela. 2,2 millones de personas mueren a causa de accidentes y enfermedades laborales cada año. La gente en países desarrollados y en desarrollo trabaja más por menos dinero, y cada vez son más las personas – mayoritariamente mujeres – que se ven obligadas a ganarse la vida en la denominada economía informal, sin protección social alguna ni derechos y con empleos precarios. Entre tanto, las empresas utilizan la amenaza de la subcontratación para reducir los salarios y eliminar ciertos derechos que costó mucho ganarse, como el derecho a la negociación colectiva y a la huelga. Los sindicalistas que combaten esta tendencia son despedidos, amenazados, encarcelados o incluso asesinados.

Sólo un sistema internacional basado en la solidaridad y el respeto de los derechos de la persona, consagrados en los convenios de Naciones Unidas y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) puede poner fin a estas tendencias. Exhortamos a nuestros gobiernos a que firmen estos convenios, los apliquen de forma urgente y sitúen el trabajo decente como un elemento central de sus políticas.

En julio de 2006, los gobiernos miembros del Consejo Económico y Social de la ONU adoptaron una Declaración Ministerial cuyo primer artículo indica que: “Estamos convencidos de la urgente necesidad de crear un entorno a escala nacional e internacional que propicie el logro del empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos como base del desarrollo sostenible”. Este llamamiento debe ir acompañado por la ratificación e implementación de las normas de la OIT, al tiempo que las agencias internacionales utilizan la nueva Guía Práctica de la ONU para la incorporación sistemática del empleo y el trabajo decente, como primer paso para fomentar una mayor coherencia política y convergencia para cumplir la promesa de Trabajo Decente para Todos.


Hay que empezar a cumplir estas promesas de inmediato.










Solidaridad, compromiso y poesía.

12 comentarios:

jg riobò dijo...

Si se cumpliera lo escrito en los tratados, este post sobraba.

Isabel Huete dijo...

Javier, la lástima es no sólo que no sobre sino que, además, sea necesario.
Un besito.

Merche Pallarés dijo...

Lo primero, que los occidentales nos negáramos a comprar artículos made in "China" en "Taiwan" o la "India"... Besotes, M.

BIPOLAR dijo...

¿Cómo vamos a defender los derechos de los demás si estamos consintiendo que se pierda el signigicado de sindicalismo, compañerismo, interés común...?

Si estos que nos representan, los que todavía tienen principios, son engullidos por el resto. Y ese resto y los afiliados -mayoritariamente utilizan el sindicato para trepar-

Un sindicato nunca puede ser otro partido político.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Volvemos a eso de ver el mundo con ojos limpios y honrados, grandes, cómplices de la belleza y de la posibilidad de impartir justicia en lo que poco que uno pueda. Claro que un poco sumado a otro poco da un mucho y de ahí al todo dista un poco. O hacemos que sea mucho. En fin... Que me pierdo. Bonitas las palabras, las ideas.

DianNa_ dijo...

Necesario acabar , YA, con tantas injusticias.

Besos, luchadora :)

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

¿Trabajo decente? me parece un axímoron, igual que "inteligencia militar".

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Parece mentira que estemos ya en el siglo XXI. Parece mentira.

Isabel Huete dijo...

MERCHE, pensar en esos países como paradigmas del trabajo indecente es correcto, pero desgraciadamente se da también en los países desarrollados, en Europa, en EE.UU y en cualquier otro, también en España. Explotadores existen en todas partes, aunque cierto es que en algunos sitios mucho más que en otros; menos en los que existen leyes más rigurosas, aunque trampas hace todo empresario sin escrúpulos, no importa dónde se ubique.
Si tuviéramos que hacer un boicot a los países que consienten el trabajo indecente y explotador, estaríamos totalmente desabastecidos. Desgraciadamente es una lacra demasiado común.
Besos grandes.

BIPO, no hay ninguna organización, sea del tipo que sea, que se libre de tener elementos indeseables, lobos vestidos de corderos y con ambiciones desmedidas de poder, por pequeño que éste sea (a veces hasta resulta ridículo): empresas, ONGs, Universidades, grupos políticos, iglesias, Sindicatos, Asociaciones, Federaciones deportivas, etc. etc. Y los Sindicatos no son una excepción. Y no siempre es posible detectarlo ni erradicarlo. Por eso creo que no se puede generalizar ni extender el olor a podrido a todo el mundo. En España tenemos la costumbre arraigada de incluir a casi todo el mundo en el mismo saco y a fijarnos demasiado en el trazo fino, olvidándonos del grueso.
Besos, cielo.

EMILIO, es que yo creo que las cosas son así. Todos quisiéramos que la gente se implicara, que luchara por lo que es justo, pero nos empeñamos en que las soluciones sean inmediatas y eso es imposible, incluso a la hora de poner remedio a cuesiones personales. Y muchas veces en ese ámbito particular tampoco lo conseguimos... Yo no sé si todo esto sirve de algo, pero precisamente por comulgar con esas palabras y esas ideas, creo que, por coherencia personal, debo apoyarlas con lo poco, o mucho, que esté en mi mano. Al menos me quedará la satisfacción de haberlo intentado, de luchar por lo que creo.
Besos grandes.

DIANNA, pues implícate de la manera que creas que puedes hacerlo, por mínima que sea. Sólo con que asistas a la concentración que se celebre en tu ciudad, si es que se convoca alguna, sería una manera de colaborar. TAmbién puedes difundirlo en tu blog, por el que pasa mucha gente.
No te preocupes, que si no lo haces no te echaré la bronca :-)) Y, por supuesto, te seguiré visitando.
Un besito.

CESC, ¡joé, qué derrotista eres! ¿Crees que el trabajo nunca puede ser decente? ¿O es que crees que trabajar es una indecencia? Jajaja.
El trabajo puede ser perfectamente decente, los que no lo son son los explotadores que se aprovechan de la necesidad del más débil.
Besazos.

Isabel Huete dijo...

PEDRO, ¿pero estamos en el siglo XXI? Yo es que para algunas cosas creo que no hemos pasado del Pleistoceno. Vergüenza me dadecirlo.
Besotes.

Merche Pallarés dijo...

Tienes razón, Isabel, aquí tambien se explota a los pobres inmigrantes. Se me había olvidado. Eso es lo que nos ha traido esta globalización nauseábunda que tenemos que soportar; tampoco nadie hace nada para impedirlo (sé que es dificil...). Besotes, M.

Isabel Huete dijo...

No te preocupes Merche, es normal que viviendo instalados en una más que amable comodidad muchas veces nos olvidemos de lo que tenemos ahí fuera. A veces es mejor empezar por solucionar lo que tenemos más cerca, ir por etapas.
Un besote grande.

FOTOLIA