Bitácora de Isabel Huete

SOLIDARIDAD CON HAITÍ

SOLIDARIDAD CON HAITÍ
PINCHA EN LA IMAGEN Y SI TE INTERESA MANDA TU COLABORACION A diointer@wanadoo.es (copia y pega la dirección de e-mail)

18 septiembre 2010

Adiós, vida


 Imagen bajada de Internet

La ropa estaba amontonada sobre el respaldo del sillón; los libros formaban columnas de papel apoyados contra la pared; la cama del sofá permanecía abierta desde hacía varios días con las sábanas cubiertas de vómito y orines; el perro gemía en un rincón bajo la jaula de los pájaros que yacían muertos en su interior con las alas desplegadas; en el fregadero de la cocina los cacharros formaban una extraña montaña de acero inoxidable y porcelana amarillenta mientras las cucarachas se cebaban con los últimos restos de comida; las bolas de pelusa recorrían el pasillo como rastrojos arrastrados por el viento y las cortinas, ennegrecidas por la polución, se balanceaban inquietas por efecto de la corriente. Aquel silencio hubiese sido absoluto de no ser por el tenue sonido de las gotas de agua golpeando el fondo del lavabo. La televisión emitía muda imágenes de la tierra cubierta por una capa de gases tóxicos. El hombre yacía desnudo junto a la cama con los ojos abiertos y turbios. Un orificio de bala en la sien y la pistola que aún sostenía en la mano eran la demostración palpable de que había decidido darle la espalda a la vida que le había tocado vivir.

Vivir y poesía.

13 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

NO HABIA PODIDO RESISTIR, VER A LA MADRE TIERRA MORIR TAMBIEN, A CAUSA DE LA CONTAMINACION Y LOS DESASTRES.

ASI LO HE INTERPRETADO YO.

CUIDEMOS A LA MADRE TIERRA.

PARA QUE NO SE QUDE SIN RESPIRACIÓN.

ISABEL CUIDATE MUCHO. DESEO DE TODO CORAZÓN QUE TE ENCUENTRES BIEN,

BESOS, Montserrat

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Qué triste el relato, pero cuando hay desesperación ocurren por desgracia hechos similares.

un abrazo

Maite

BIPOLAR dijo...

aunque digan que el suicidio es de cobardes, muchas veces he pensado que es de valientes y responsables.

Pedro F. Báez dijo...

El suicidio no es de cobardes, pero sí el acto humano de mayor egoísmo posible. Pienso en el pobre perro, muriendo lentamente sin el cuidado y el concurso de su amo. A veces la mejor, más digna y valiente forma de enfrentar la vida es aceptarla y vivirla tal como nos viene, sin aspirar a más. Excelente relato, Isabel. Me mantuvo interesado hasta la última palabra y me ha hecho pensar (aún pienso, motivado por él). Un fuerte abrazo y te deseo un excelente fin de semana.

Montserrat Sala dijo...

El relato es triste sin duda alguna, pero le das tanto realismo, tanta veracidad, que se convierte en una magnífica historia, como todas las que tu escribes.
Deberias prodigarte más. es una gozada leerte. Besos.

SILVIA dijo...

Pienso que el suicidio no es de cobardes ni de valientes. Es tan sólo un acto de desesperación.
Un triste relato Isabel, aunque desgraciadamente, hay muchas situaciones así.
Fortísimo abrazo corazona!!!

Neogeminis dijo...

Apocalíptica hipótesis para un futuro que espero no llegue nunca.
Dado el caso, sería comprensible el suicidio.


Un abrazo.

Anónimo dijo...

Me gusta tu relato, guapa.
Adu.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Llega un momento en el que uno debe decidir su salida. La televisión de tu relato es ruido constante.
Besos.

Antonio Aguilera dijo...

Al leer las dos primeras líneas pensé que habías entrado en mi estudio..., mi mujer dice que mandará a la policía para que me lo precinte por atentado contra la higiene:"¡niña si los libros son como el vino y jamón viejo necesitan polvo y telarañas para madurar!!, ella no lo entiende.

Según Camus, el suicidio es el único problema filosófico serio. Estoy con Bipolar.

Un beso muchacha

jg riobò dijo...

Sin retorno posible.

conxa dijo...

desgarrador isabel.

Merche Pallarés dijo...

¡Ay, ese grifo goteando...! Qué cuento más triste pero qué real... Besotes, M.

FOTOLIA