Bitácora de Isabel Huete

SOLIDARIDAD CON HAITÍ

SOLIDARIDAD CON HAITÍ
PINCHA EN LA IMAGEN Y SI TE INTERESA MANDA TU COLABORACION A diointer@wanadoo.es (copia y pega la dirección de e-mail)

10 abril 2008

¿Y qué son las tetas?


Pues las tetas no son sólo protuberancias carnosas con aureola y pezón y objeto -y sujeto- de deseo de muchas personas. No hay dos tetas iguales ni dos personas con tetas idénticas. Son parte de las señas de identidad de cada uno/a y probablemente mucho menos susceptibles de ser falsificadas que los DNI. Las tetas, en el caso de las mujeres, son la primera piel que se mezcla con la de otro cuerpo, las que primero se entregan (y aplastan), lo primero que se mira y que desean tocar las manos del otro. Las tetas son una de las partes del cuerpo más besadas, chupadas y succionadas. Las tetas pueden ser provocadoras, ¿o provocativas?, y también fuente de tremendas frustraciones. Las tetas son capaces de amar por sí solas, y de odiar no mostrándose al deseoso.
A las tetas femeninas las siguen comparando con carretas de forma bastante desafortunada y hortera. Son denominadas con palabras ridículas, casi siempre utilizando símiles frutícolas, en unos casos por el pudor que todavía produce llamarlas por su nombre y, en otros, por chulería y menosprecio a la belleza; también para esconder la admiración que pueden llegar a producir. Hay hombres, bestias, que se creen poseedores de sus mujeres, pero lo que les lleva a maltratarlas y en algunos casos matarlas, es el miedo a que sus tetas ya no sean suyas sino de otro y que eso les produzca placer. Ya no es el rey de las tetas: otro le ha arrebatado la corona.
A las tetas masculinas no las mira nadie, a nadie atraen. No resaltan, no se mueven, no pueden llenar una boca, ni alimentar. Los hombres sólo tienen un amago de tetas, una fotografía, para que no puedan decir que les faltan. Pero sus tetas también sienten y aman, y odian, aunque muchos se lo callan y otros no lo saben porque nunca se las han tocado, acariciado.
Yo tengo dos tetas como dos soles que me han tenido algo inquieta hasta ayer, que me confirmaron de forma definitiva que están llenas de cosas pero ninguna maligna. Por eso las muestro, porque son bellas, por dentro y por fuera. Y sienten, y aman, y odian. Y tienen colores.
Desde ayer, mi vida también son mis tetas. Y me siento feliz.
Felicidad y poesía.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegro mucho, valiente. Un besazo. Àngela

jg riobò dijo...

Tranquilidad pues.
A disfrutar.
Me alegro.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Enhorabuena por unas tetas tan llenas de vida. Me alegro del resultado.

Donce dijo...

Ay Isabel, no sabes cuánto me alegra que no sea nada!
Ahora a respirar tranquila y a disfrutarlas!!

Un besazo fuerte, fuerte

Isabel Huete dijo...

Gracias a todos/as por vuestros ánimos. Sé que lo decís de corazón. La verdad es que es bueno dejar salir los temores, compartirlos, pero quizá sea aún más gratificante compartir las alegrías.
Besos grandes grandes.

Anónimo dijo...

Olé sus tetas, señora. Enhorabuena!!

Inés Matute

PILAR dijo...

Me alegro por tus tetas, aunque reconozco que me gusta más el sonido de pechos (es una tontería).
Ya te dije que soy un poco ¿inconsciente?y todavía no he pasado por el martiriagrafía, pero un año de estos prometo hacerlo.
Las mías, espero que estén bonitas por dentro, porque por fuera cada vez más esparramadas, ay qué pena hija mía cómo se cae todo!
Ya te he dicho en mi blog que puedes linkearme cuando quieras.

Isabel Huete dijo...

¡Si es que tengo unas tetas...! Jajaja. Gracias Inesita. Eres un solete. Besitos.

Pilar, es que la edad no perdona, pero tampoco hay que darle demasiada importancia. Lo realmente importante es que nuestra mente siga sana, creativa, viva, luchadora.
Ahora mismo te linkeo.
Besos cielo.

PILAR dijo...

Gracias, Isabel,
Me ha venido una frase de lo más basto, me voy a atrever, ("de puta a puta, taconazo"). Vamos, que yo también te voy a linkear, por muchas cosas, entre otras porque hasta ahora suelo linkear a los que me lo hacen, aunque también he linkeado a algunos que no me han linkeado a mí.
El linkeador que quiera linkear, buen linkeador será. (gilipollez de un domingo apunto de acabar, que encima en Burgos ha sido frío y lluvioso...)

Isabel Huete dijo...

Jeje, me encantan esas expresiones tan sonoras. Yo soy bastante mal hablada, así que no te cortes un pelo conmigo porque no me escandalizo. Yo linkeo a quien me gusta, independientemente de que lo hagan conmigo, aunque a quienes "os conozco" de otros blogs prefiero preguntaros antes.
Estar en el tuyo es para mí un honor, de verdad.
Besuchos grandotes.

FOTOLIA