Bitácora de Isabel Huete

SOLIDARIDAD CON HAITÍ

SOLIDARIDAD CON HAITÍ
PINCHA EN LA IMAGEN Y SI TE INTERESA MANDA TU COLABORACION A diointer@wanadoo.es (copia y pega la dirección de e-mail)

20 agosto 2008

Ángel Petisme, un lujo de persona y de artista

Le he pedido a Ángel que me dejara bajarme una imagen y parte del texto en el que cuenta su viaje a África, pero no me ha contestado. Me imagino que está muy liado con el concierto que da en la Expo de Zaragoza y el que mañana dará aquí, en Madrid, así que sin esperar a su respuesta, porque estoy convencida de que no le importa, reproduzco una parte de lo que cuenta en su blog porque me ha parecido precioso y muy revelador de lo que se cuece en ese continente tan cercano a nosotros, y especialmente a mí que nací en su ecuador cuando todavía éramos un país en blanco y negro y con algún que otro resto del Imperio bajo nuestro dominio, aunque poco nos importó abandonar a su suerte a sus habitantes bajo la bota implacable del tío del actual dictador, que también era otro dictador.
Si alguien quiere leer todo el reportaje sobre su periplo africano, puede acercarse a su blog

http://petisme.wordpress.com/

"LA ESTACIÓN DE LAS LLUVIAS

Próximo destino Senegal en wolofsuñu gaal”, nuestro barco, y Gambia, el país de la sonrisa. Dakar, el Lago Rosa de Retba, Kaolack, el Sahel, el río Gambia, Banjul, Ziguinchor, La Casamance, las aldeas diola de Oussouye, la paradisíaca isla de Carabane, la isla de los fetiches de Hitou, Cap Skirring, la isla de los pájaros, Djimbering, un paseo por la playa hasta llegar a Guinea Bissau, vuelta a Dakar, la isla de Gorée y su casa de los esclavos, Saly

En esta instántanea uno de de los encuentros más hermosos y perdurables: con los niños de etnia diola en la aldea de Niambalang, en el sur de Senegal.

... Quizás no se trata de viajar mucho sino de hacerlo sin prejuicios, con las ventanillas abiertas y el salpicadero de tu corazón dispuesto a todo, con bandera de buen pirata y hambre de amar y de conocimiento. Viajar para dejar atrás no la pesadilla del que huye de sí mismo ni la ardiente y devastadora soledad de las metrópolis sino los sueños a cámara lenta, pobres, mezquinos e hipotecados, que el primer mundo ha grabado a fuego en nuestros genes. Sólo los nómadas toman distancia de sí mismos. Viajar para aprender a respirar y dilatar mejor los alveolos del sueño. Temprano para hacer moralejas pero si de algo estoy seguro es que, a tres días de mi vuelta de África, son más preocupantes la carencia espiritual y de valores, la miseria mental, la barbarie y la malaria (mal aire) que el mundo occidental está rozando que todas las necesidades y penurias por las que pasa África...

... África negra, enigmática como la sonrisa de Mimí, pobre de solemnidad, sucia pero hermosa, embriagadora de color y fragancias, con estrellas que caían de los cielos limpios y constelados del sur, con la lluvia torrencial golpeando en la cara y colándose caliente y salada por las comisuras de los labios apretados con fuerza. Mi alma empapada en la piragua de Elenkine a la isla de Carabane rebosó y cubrió por una hora el corazón atormentado entre tinieblas que me traje del Norte...

... África expoliada, ultrajada, enferma de paludismo, sida y poliomielíticos en sus sillas de ruedas devoradas por el óxido, desposeída de sus riquezas por Francia, Holanda, Portugal, Bélgica, Gran Bretaña, Estados Unidos… y ahora por sus líderes políticos revolucionarios aferrados al poder y convertidos en caudillos absolutistas…Desposeída de veinte millones de sus mejores hombres y mujeres durante doscientos años por los negreros. África sin subsidios de desempleo, seguridad social ni ayudas a los damnificados que se protege dentro de un extenso núcleo familiar...

... África entera tocando el tam-tam, como el título del primer libro de relatos de Leopoldo Alas, el amigo de mi edad que me encontré muerto a mi vuelta, me explotó en los ojos como una bomba de negros racimos durante diez días inolvidables. África desnuda y emputecida por 100 euros la media hora en los show-gilrs de la Gran Vía de Madrid, África subida en los cayucos a 1200 euros el pasaje para llegar a un paraíso inexistente de ida y vuelta…Y pese a todo África bulliciosa de vida, orgullosa y resignada a la vez, respirando entre las grietas de la tierra y el cielo, reclamándole, gritándole esperanzada al universo no ayudas gubernamentales de países ajenos, ni misericordia, ni cantos mesiánicos, ni salvapatrias, ni condonación de sus deudas sino respeto a sus personas y sus dioses. En sus encrucijadas necesita que la dejen en paz y encontrar su camino. África fue el origen del primer hombre y será -como dicen algunos pensadores lúcidos- la tabla de salvación del planeta cuando las cosas vayan más que jodidas."

Gracias Ángel por tu clarividencia, por tu sensibilidad, solidaridad y generosidad. Por desgracia no he encontrado en mi vida demasiada gente como tú, aunque alguna hay.

Mañana Ángel toca en Madrid, dentro de las actividades programadas por Los veranos de la Villa, en El Rincón del Arte Nuevo, en la Calle Segovia, 17, a las 22 h.

Junto a él tocará también Alberto Pérez, a quien conozco desde hace muchos años, que canta los boleros como nadie y que también es otra gran persona.

Allí estaré para regalarme los oídos, aplaudirles y darles unos abrazos.

África, música... y poesía.

13 comentarios:

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Pues en su casa entré. Desde la de Luis. Hay puertas que abren y que dejan entrar. Dijiste no haber podido entrar en la mía. NO PROBLEM: www.cinepoesiajazz.blogspot.com. Y ya está, Isabel. Ahora miro tu página un ratico.

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

Pues sí que parece una delicia sí ...

Un beso!

Cesc

Isabel Huete dijo...

Gracias Emilio por tu visita. Te he linkeado después de haberte visitado yo. Me ha gustado un montón tu blog.
Un besote.

Isabel Huete dijo...

Cesc, no sabes hasta qué punto lo es. Acabo de darme cuenta de que en mi vida existen muchas delicias, no puedo quejarme.
Un besazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Parece todo un lujo de persona, como dices.

Merche Pallarés dijo...

PRECIOSO el escrito de Angel y el tuyo querida Isabel. ¡Lástima no estar en Madrid para escuchar su concierto! Africa el gran continente desvirgado, masacrado, vapuleado, explotado... ¡qué razón tienes! Besotes, M.

jg riobò dijo...

Es verdad, tienen que dejar en paz a Africa y que ello vivan como quieran
Pura ilusión pues es el almacén del mundo.

BIPOLAR dijo...

"África fue el origen del primer hombre y será -como dicen algunos pensadores lúcidos- la tabla de salvación del planeta cuando las cosas vayan más que jodidas"

He pensado mucho en algo parecido.
Él lo expresa muy bien.

Isabel Huete dijo...

Sí, Pedro, Ángel es una de esas personas de las que uno se siente orgulloso de conocer.
Besucos.

Merche, reconozco que siento debilidad por las gentes de África, donde ví y sentí por primera vez la luz y sentí el calor de su sol, y conviví con ellos. Los siento muy cerca.
Un besazo.

Javier, desgraciadamente no los dejarán en paz porque saben que en sus tripas existe mucha riqueza, pero nadie moverá un dedo para dejar que sean ellos los que la disfruten, salvo los corruptos de sus gobernantes. ¡Cuanto miserable hay suelto!
Besitos.

Bipo, es que alguien tan comprometido como Ángel sabe muy bien de lo que habla y, además, pone todo el corazón en difundirlo para intentar remover los corazones.
Bocaítos.

Alberto García dijo...

Qué bonito esto que he leído! Remueve la conciencia y también las visceras... África... suena tan bien! Tengo que ir pronto.

Besos :-)

Isabel Huete dijo...

Al,¡qué alegría! Creí que estabas missing. Me alegro de tu vuelta.
Sí, Africa suena bien, pero es un sonido que duele, a mí al menos.
Si fueras sé que te encantaría.
Un besazo.

PILAR dijo...

Los boleros son parte de mi niñez.
Mi padre amó y sigue amando la música.
En mi casa siempre se cantaba, mi padre lo hacía y lo sigue haciendo fenomenal.
Alberto Pérez, le recuerdo cuando salía en la televisión, mi padre decía que cantaba los boleros de una manera especial.
Un beso, Isabel, hoy te siento más cerca, será que estoy "tienna"

Isabel Huete dijo...

Pilar, cielo, no sabes cuánto me alegro tenerte de nuevo por aquí. Uy, uy, uy, qué tiernita estás...
A mí también me encantan los boleros, pero no es bueno escucharlos en horas bajas porque ponen un poco triste.
Un besazo.

FOTOLIA