Bitácora de Isabel Huete

SOLIDARIDAD CON HAITÍ

SOLIDARIDAD CON HAITÍ
PINCHA EN LA IMAGEN Y SI TE INTERESA MANDA TU COLABORACION A diointer@wanadoo.es (copia y pega la dirección de e-mail)

28 agosto 2008

Yonki

Ahora resulta que los cigarrillos tiene también Polonio... La verdad es que suena fatal, pero yo soy una yonki del tabaco. No me castigo por serlo porque soy otras muchas cosas prohibidas, y mal andaría si me tuviera que quedar todos los días sin postre.
Seguro que me moriré de alguna de ellas, como todos.
Tengo el vicio de la risa mucho más arraigado que el del tabaco y de muchos otros, luego las probabilidades de morirme de risa son mucho mayores.
Por eso sigo fumando, y riendo.
Postre y poesía

18 comentarios:

Sibyla dijo...

Hola Isabel!
Te descubrí por otro blog, y me gusta tu espacio con esa puerta abierta para hablar de todas las cosas interesantes que mencionas...

Yo también soy adicta a la risa, y es que es lo que más alimenta.
Me encanta practicar la risoterapia.

Un abrazo:)

Diego Fernández Magdaleno dijo...

... y besos.
Diego

Vicente dijo...

Yo fui fumador empedernido durante una pila de años, pero me rendí en 1986. Todavía sueño con el tabaco a veces. Hay que reconocer que está muy bueno.

Merche Pallarés dijo...

Soy igual que tu, querida Isabel, fumo y, por lo menos, he llegado a los 64 sin achaques ni males mayores y ¿si me muero? Pues bien muerta estaré... no me come el coco... al fin y al cabo es ley de vida. Me ha encantado tu post (cortito) de hoy. Besotes, M.

Inma Luna dijo...

Ay, corazón, morir de risa tendría su gracia pero dentro de un rato... largo.
Besitos.

Isabel Huete dijo...

Sibyla, bienvenida a mi blog, y ya sabes que ésta es tu casa, para entrar y salir cuando quieras.
Gracias por tus palabras. ¡Y no dejes de reír!
Un besazo.

Diego, besos grandes para ti también. Espero que te lleguen hasta Londres...

Vicente, es que cuando empecé a fumar nada se sabia de sus consecuencias y, ahora, después de ser una adicta y de haber pasado un cáncer (no relacionado con el tabaco), lo que menos me importa es la forma en la que me puedo ir al otro barrio. Disfrutar el hoy y con lo que me apetece es lo único que me interesa.
¡Sueña con otras cosas, hombre!
Un besote.

Merche, es que a las que somos viciosas de verdad no nos paran unos cigarritos... jajaja.
Fumar y reír son dos vicios que, mezclados, saben a mazapán de Toledo (¡cómo me gusta!).
Besazos.

Inma, no sólo largo... ¡larguísimo!
Besotes.

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

Pero el tal Polonio no fue el que compuso "El viaje de los Argonautas"?

Un beso!

Cesc

Pilar dijo...

Aprendí a fumar a los 14, lo que me costó, recuerdo que fue con un More. Mi hija tiene esa edad, y ello me hace pensar. Tengo casi la seguridad de que ella todavía al menos, no lo ha probado.
Tengo 42 y he de decir que soy una fumadora atípica, puedo llegar a fumar casi 10 en un día y estarme días sin fumar.
Eso sí, siempre lo digo, cuando me veais fumar, síntoma de buen rollo. Relaciono el tabaco a buenos ratos, buenas conversaciones, a cuando estoy muy agustito. A un café, a un vino, a una sobremesa, a un rato de relax...
cuando estoy chunga no puedo fumar.
Un beso

Isabel Huete dijo...

Cesc, pues sí, era ése, y quizá es que yo soy un poco argonauta y ando todo el día de acá para allá, rebuscando en los recovecos de la vida el Bellocino de oro... con un cigarrillo entre los labios.
Besotes.

Pilar, siento decírtelo porque igual es perjudicial para tu salud, pero me alegraría saber que todos los días fumas porque significaría que estás con buen rollito.
Un besazo.

BIPOLAR dijo...

Si uno tiene vicios, sean de los que sean, mejor es ponerse en actitud de comulgar y no pensar en los efectos secundarios del temible prospecto, que si no, ni el agua.

arriba, abajo, a la derecha, a la izquierda, al centro y pa'dentro

El Tipo de la Gorra Roja dijo...

Como decían y cantaban unos grandes...

"Dame Polonio que quiero morir
dame polo-o-o-o-onio..."

Tranquila, nos quedan muchos elementos químicos por descubrir en el tabaco...

...y en el poesía.

DianNa_ dijo...

Me declaro "polonia" , soy fumadora compulsiva y doblo el consumo de tabaco y café delante del pc ¬¬

Hay penitencia?

Besos desde el infierno de mis vicios :P

Isabel Huete dijo...

Bipo, la verdad es que lo de fumar y sus consecuencias a estas alturas me la trae al fresco (siempre me he preguntado a qué se refiere ese "la"), sin embargo cuando leo los prospectos de las medicinas, según lo que digan paso de tomármelas. Con lo que ya me meto yo p'al cuerpo entre tabaco y polución, me basta y me sobra. ¿Engordará? :-))
Besazos.

Gorrilla, esa canción me imagino que habrá salido de tu privilegiada mente en el mismo instante que la has escrito... Jajaja.
No me preocupo, tan sólo me ocupo de darle buena vida al cuerpo, y si puede ser también a la mente.
Besotes.

Dianna, a mí me pasa igual: ante el ordenata echo más humo que la central de Vandellós, aunque no sé si mis humos serán tan letales como los suyos.
Lo de la penitencia... ¡La Iglesia sabe mucho de eso!
Si tu infierno es el que yo veo en tu blog, me apunto. Jaja.
Un besito grande.

Clara dijo...

También podemos morir de que se nos caiga una maceta en la cabeza, y morir de la risa, es mejor que morir de un macetazo, es menos ridículo.
Y respecto a lo de estar triste, me imagino que a un mes de los 18, es lógico, no?
A estas edades estamos todos locos, y como dice una amiga mía, estamos en la edad del pavo: Hoy nos gusta una pavo, mañana otro pavo...
Mañana habrá otro pavo esperándome en la nevera y a mí se me terminará la tristeza.
Un beso grandote!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Cuídate.
Sin monsergas ni sacrificios.
Besos.

Isabel Huete dijo...

Clara, eres genial, y por la edad del pavo... pues a la vista está que es la mejor, de hecho a mí todavía no se me ha pasado ni creo que se me pase nunca. Jeje. Lo único que varía con los años es que con 18 te comes los pavos en caliente y a partir de los 40 te los comes en frío.
Otro besazo para ti.

Pedro, gracias. Me cuido, me cuido un rato.
Besotes.

jg riobò dijo...

Te envenenas a conciencia.

Isabel Huete dijo...

Sí, Javier, y además tengo conciencia de que me enveneno. Y no sé qué es peor.
Un besito.

FOTOLIA