Bitácora de Isabel Huete

SOLIDARIDAD CON HAITÍ

SOLIDARIDAD CON HAITÍ
PINCHA EN LA IMAGEN Y SI TE INTERESA MANDA TU COLABORACION A diointer@wanadoo.es (copia y pega la dirección de e-mail)

17 diciembre 2008

Javier Marías, crítico de blogs

Levantarse cuando las calles aún no han sido puestas para quitar el coche de la zona de carga y descarga y volver a aparcarlo bien tiene su mérito y, sobre todo, permite dedicar esos minutillos robados al amanecer a comentar algo en el blog. Quizá debería aparcarlo mal todos los días para obligarme a dar el madrugón y aprovechar más el día, pero creo que va a ser que no porque apenas utilizo el coche en la ciudad ya sea por cuestión de economía, de ahorrarme el desagradable tiempo que he de dedicar a buscar aparcamiento o por conciencia ecológica. Así que hoy ha sido una excepción que voy a intentar aprovechar lo más que pueda.

Ya me metí una vez con un artículo de Javier Marías, en aquella ocasión con el cabreo consiguiente por el menosprecio que mostraba por la forma de vestir de la gente en verano. En esta ocasión voy a evitar cabrearme porque creo que no vale la pena ya que las tontunas que este grandísimo escritor vierte en su último artículo en el Dominical de El País del pasado domingo acerca del contenido de los blogs y de quienes están detrás de ellos no merecen otra cosa que la conmiseración hacia el ignorante.

Javier Marías, que se reconoce no usuario de Internet, incluso tampoco del ordenador para escribir sus libros (lo hace en máquina de escribir y, encima, ha removido Roma con Santiago para encontrar una nueva de la marca X que siempre ha utilizado), utiliza una entrada "casual" en la red, en no recuerdo dónde, supuestamente para hacerse una idea de qué se cuece en la comunidad virtual.

No sé en qué páginas entraría ni a qué amigos y/o enemigos visitaría, pero pareciera que el cursor le llevó a una suerte de comunidad endemoniada, de seres de bajos fondos y actitudes matoniles. Quizá, me temo, sólo se dedicó a husmear entre los nombres más relevantes de la literatura actual, tan proclives ellos (sobre todo ellos, lo siento) al navajeo y al
vitupereo contra el resto de su casta de intocables.

Es una pena que este hombre, al que admiro como escritor de novelas, sea tan poco ecuánime a la hora de opinar y valorar al resto de seres terrenales, generalizando de manera infantil los errores en los que unos pocos puedan incurrir (humanos, por otro lado) y siempre afeando toda forma de actuación de hasta los más humildes de los mortales. Y resulta también curioso que menosprecie la libre opinión que otros puedan tener a través de sus blogs tachándoles de criticones, malpensados, rabiosos y cabreados, cuando la suya todos los domingos en El País Semanal es tan similar a la entrada de un blog y de contenidos tan destructivos como pueda ser la de los demás. Claro, que así se libra de que otros le puedan replicar de forma inmediata y afear su conducta, cosa esta que a él le parece reprobable e incomprensible en el mundo de la blogosfera. Ser crítico sin recibir críticas es realmente cómodo y su acomodo en esa impunidad no le hace más libre sino más prisionero de su miedo a ser contestado.

Yo le invitaría a visitar nuestra pequeña comunidad, tan llena de gente educada, sensible, respetuosa comprensiva, inteligente, sabia y cariñosa, y eso sólo por citar algunos de los adjetivos que me vienen a la cabeza de golpe porque podría llenar páginas hablando del buen hacer de mis queridos/as opinadores, virtuales unos y otros no tanto. Aunque también me temo que dada su actitud despectiva hacia el género humano sus adjetivos hacia nosotros serían de otro calibre.
No quisiera pensar que el éxito sea la causa de tanta tontuna, más bien me inclino por la creencia de que carencias de otro tipo le incitan a proyectar en los demás lo que no sabe apreciar en sí mismo, o no puede, o no quiere. ¡Qué pena!

Si alguien no ha leído el artículo al que hago referencia y está interesado/a en saber más, aquí dejo el enlace:

http://www.elpais.com/articulo/portada/region/ocultamente/furibunda/elpepusoceps/20081214elpepspor_2/Tes

(Si en la página saliera error al pincharla -a mí me sale-, ir a El País y buscar El País Semanal: no tiene pérdida)

Blogosfera y poesía

15 comentarios:

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

Hace años, un amigo mío de Bélgica, se negaba a venir a España, por miedo a que ETA le hiciera volar por los aires.
A finales del XIX se quemaban las máquinas, pensando que eran engendros satánicos, muy perniciosos.
A Galileo le quemaron en la hoguera y a Miguel de Molinos, y a Isabel de la cruz, y a Spinozza.

Se le puede considerar un gran escritor, pero en srealidad es un ignorante, y no lo es porque desconozca, lo es porque no quiere conocer. Se niega a conocer algo que tiene un lenguaje própio, y al desconocer ese lenguaje, se mofa del estereotipo que se inventa.
No quiero ofender a nadie, pero a mi esto me parece ridículo. Es la misma actitud que tuvieron algunos con la industria del cine o la televisión. Incluso Graham Bell fue motivo de burlas por inventar algo que no servía para nada.

Muchos abrazos.

Óliver S. G. dijo...

Aunque a lo mejor parezca un poco exagerado, pienso que, salvando muchísimo las distancias, internet y los blogs pueden suponer un punto de inflexión en la literatura como en su día lo fue la imprenta.

Eso sí, ya veremos si esta exageración se cumple.

Un saludo

Rosa dijo...

La diferencia de lo que él hace en prensa, y un Blog... es que en éstos últimos hay comentarios escritos. En sus artículos , no.
Pero él también tiene sus comentarios,en la mesa, en la cafetería, en la puerta de un colegio, etc, pero claro él no se entera. Estoy segura que no piensa lo que muchos le dirían con respecto a sus comentarios.
Si fuera en un Blog... le haría el comentario siguiente:
Señor Javier Marías, respeto su opinión, y está en su derecho que no le guste Internet... pero una persona con su talla argumental, debería haber dicho algo con más consistencia, ¿no cree?. Lo que nó se debe hacer es despoltricar de algo que no se conoce... y eso de que los Blogueros somos unos soltarios.. RIEN DE RIEN.
Y aunque no se lo merezca, le mando un abrazo, Señor Marías.

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

Por cierto Isabel, y todo aquel que quiera seguir mi conejo, no dejeis de visitar http://www.javiermarias.es/blog.html donde podreis disfrutar entre otros del artículo del que es motivo este post. No os pasará por alto, que en la mayoría, no hay ni un solo comentario.
Saludos!

Cecilia Alameda dijo...

Yo soy una forofa de sus artículos aunque a veces, como es el caso presente, discrepe de sus ideas. Creo que está muy confundido respecto a su fobia por internet y los blogs, más en concreto, y he enviado una carta a su revista diciéndoselo. No sé si la aceptarán, si no es así, creo que se la enviaré a su casa porque él lee las cartas, lo sé de buena tinta.

Jan Puerta dijo...

Apreciada Isabel...
En ocasiones uno debe de generar cierta polémica para seguir estando en el candelero. La mayoría de los escritores recurren a ella para que su opinión contraria a una situación en concreto, o defendiendo lo indefendible les hagan ganar un puesto en tertulias televisivas.
Que mejor plataforma para vender sus libros que estar amparados por la polémica?
Yo, por defecto profesional, nunca critico aquello que desconozco. Primero me informo, comparo y saco conclusiones. Pero como no he publicado nada y no tengo nada que vender, los blog me siguen pareciendo el mejor escaparate virtual que uno pueda tener.
Además, criticar las manías de uno sin querer ver las de uno como tales, no deja en muy buen lugar al amigo “Marías”.
Un abrazo

Marian Raméntol Serratosa dijo...

No te cortas un pelo, y me encanta. Visitaré el link y regreso...

Besos.
Marian

jg riobò dijo...

Los blogs son expresión de ciertas generaciones y reflejan las maneras de expresarse, hay que reconocer que el nivel actual está lejos del pasado. Así pues comprendo a Marías. Otra cosa es descubrir dentro de la estulticie verdaderas joyas, para ello se necesita tiempo y pasión de lo cual carece.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

a mí Javier Marías me interesa cada vez menos

DianNa_ dijo...

Jajajajaja lo que se está perdiendo el sr. Marías por no leernos :)) pobrecillo...

Besos, amore

amador dijo...

He de reconocer mi inicial debilidad por Marías tanto como escritor como articulista de prensa. En muchas ocasiones coincido plenamente con su mirada sobre nuestro país y sus habitantes, me parece irónico y certero en sus comentarios y creo que opera desde una cierta honestidad intelectual.
Dicho esto, obviamente no puedo estar de acuerdo con el 100% de sus artículos y opiniones y menos cuando opina sobre un ámbito que el mismo (a no ser que sea una impostura sobre la que pretende construir un personaje propio, ajeno a la verdad)reconoce no frecuentar y del que presume ser un ignorante absoluto.Incurrir en la generalización para desacreditar a un espacio en el que circulan millones de personas sin conceder la más mínima oportunidad a muchos cibernautas que usan sus blogs de un modo al menos tan honesto como el de su escritura es caer en los vicios de difamadores, brutos, rabiosos, injustos,... , que suele atribuir en sus artículos, al "ser hispano".
Cerrar los ojos a lo avances que ofrece un espacio como internet, donde el uso que se haga de él es el único factor que determinara la bondad o maldad del medio, no es una postura romántica, ni intelectualmente más elevada, ni siquiera un síntoma de preservar las esencias del hombre frente a la deshumanización de las máquinas, es simplemente ser un absoluto "ignorante" en un medio como lo sería un analfabeto en una biblioteca o un profano ante una operación de cirujía. El desconocimiento de algo nunca será una ventaja frente al iniciado, siempre será un deficit que uno arrastra frente al conocedor, presumir de ello y menospreciar al otro no te revaloriza solo muestra tu ignorancia.
Lo que me parece más triste es que Marías, por quien vuelvo a mostrar mi admiración en muchas cosas, incurra, ya con demasiada asiduidad, en este mismo error.
En cualquier caso, tengo la íntima sospecha de que la lejanía respecto a internet y su desconocimiento de lo que se "cuece" en la red, no es tan escaso ni tan extraño para él. Otra cosa será la imagen que el mismo quiera construirse de cara a la galeria.
No le falta cierto punto de razón en que existen blogs absolutamente impresentables, igual que existen periodistas y periódicos impresentables, escritores y libros impresentables, ingenieros con obras impresentables, abogados....................

Merche Pallarés dijo...

Uno de mis bloggers, mi queridísimo jóven gay THIAGO (elblogquethiago.blogspot.com) ha escrito un análisis estupendo sobre el artículo de marras. A mi tambien me defraudó y pensé lo mismo que tu ¡qué lástima que no diera con "nuestra" tribu tan pacífica, educada, instruida y majeta! En vez de los que parecían estar "en las tabernas más zafias". En fin, pienso que quería epatar. En parte, lo ha conseguido. Besotes navideños querida Isabel, M.

BIPOLAR dijo...

No debes invitarle a que nos lea, que quizás esté falto de ideas...jiji

BIPOLAR dijo...

Ay... cómo se rieron porque la tierra era redonda...

Alberto García dijo...

Nunca me han gustado los columnistas y menos cuando son escritores. Creo que a la larga las columnas dominicales acaban degradando a cualquier autor con prestigio. Cuando uno tiene que escribir "por cojones" un artículo cada equis tiempo acaba quedandose sin ideas y empieza a echar mano de cosas que no debería tocar, sólo por el ánimo de parecer ingenioso o incisivo. Éste es un caso claro. Marías es sólo otro patético rezagado queriendoselas dar de duro con las nuevas teconologías, quizás por ignorancia o miedo, más seguramente por petulancia y ganas de llevar la contraria.

En el siglo XVII, a los escritores escribanos a pluma y tinta, una Olivette les parecería una pijada innecesaria y esnobista. Aprendamos a relativizar.

Lo importante es el mensaje no el medio. Y para escribir según que tontadas lo mismo da un PC que una Underwood de 1945.

FOTOLIA