Bitácora de Isabel Huete

SOLIDARIDAD CON HAITÍ

SOLIDARIDAD CON HAITÍ
PINCHA EN LA IMAGEN Y SI TE INTERESA MANDA TU COLABORACION A diointer@wanadoo.es (copia y pega la dirección de e-mail)

07 agosto 2007

Coco-blog

Antes de que se me olvide, quiero recomendar el libro Poesía Visual española. Antología incompleta, de Alfonso López Gradolí. Ed. Calambur, 2007.



Me enteré ayer de su publicación a través de la TV y hoy la he buscado en Internet para ver si incluía a poetas visuales que admiro profundamente y con los/as que, además, mantengo cierta -o mucha, según los casos- amistad. "Los míos" están practicamente todos/as y eso me llena de satisfacción (hay que comprarlo). Y como uno de los antologados es Agustín Calvo Galán, a quien edité el año pasado desde Diógenes Internacional, en formato libro-objeto, la obra "Otra ciudad", me voy a permitir hacerle hoy un homenaje mostrando este poema visual suyo. Va por ti querido Agustín.

Y he elegido este poema porque no sólo me gusta la estética de su composición sino también porque él a su vez hace un homenaje a una escritora, Virgina Wolf, a la que en años más jóvenes (los de ahora también lo son) admiré y leí con enorme interés.

Agustín es, como se dice ahora aunque no sea una expresión que me entusiasme, un crack. Desde un lugar casi paradisíaco, a espaldas de la montaña de Montserrat, rodeado de vegetación, con el aire limpio colándose entre los árboles y por las rendijas que toda casa de campo tiene -¡qué envidia me da!-, en compañía de la persona que más quiere, se dedica a componer sus poemas visuales y también los concretos:

Mientras transcurre la poesía/se desmorona lo que voy escribiendo.

Pero no sólo hace poesía: pinta, diseña, crea e interpreta performances; se deja la vida, en definitiva, plasmando su universo particular en imágenes, trazos, palabras y composiciones artísticas para dejar que sean pasto de la voracidad visual e intelectual de los otros. Y como remate, es una gran persona.

Hablando de otras cosas, mi idea inicial era dejar patente que mi coco echa humo. Cuando paso por tal trance no es que me esté volviendo majareta -que ya lo estoy-, ya sea de forma temporal o definitiva, sino que me vienen a la cabeza tantas cosas de las que me gustaría hablar que al final se me produce atasco potente en las conexiones neuronales, en las autopistas de la mente, con semáforos bailando en mil colores y pequeños duendecillos corriendo de un lado para otro como si se avecinara la gran tormenta, que por lo general no pasa de un fugaz chaparron, eso sí, con gran aparataje eléctrico. A veces me gustaría tener una mente menos activa, dejarla descansar, vararla en una pequeña y solitaria bahía de mar en calma, como si fuera un velero que necesitara reponerse de una dura travesía. Pero si quieres caldo, toma dos tazas, nena, que tu mente no se calma ni aunque la tengas macerando en hachís un año sabático. ¿De qué te quejas si te pone un montón tocar mil palos a la vez? ¿Imaginas qué aburrida sería la vida si pensaras en una cosa detrás de la otra, como quien hace cola en la caja del super? Y vale el ejemplo como ninguno si piensas en la impaciencia que te entra con el pesado o la pesada de delante cuando se pasa tres horas buscando la moneda de a centimo que le falta para completar el pago..., o con la petarda de la charcutería, que no sólo pide mil cosas sino que tiene que pensarse mil veces lo que va a pedir cada vez porque no lleva una lista de lo que necesita. Pues eso, querida, que esa impaciencia se refleja también en la circulación de las ideas por tu cerebro, que no han acabado el tránsito de una neurona a otra cuando ya están buscando otro camino más rápido, o se dispersan por varios caminos para que haya menos "tráfico"... Y claro, no puedes hablar de Rosa Regás, y a la vez de poesía visual, y del "frente de Órgiva" en el que luchó tu padre, y del cómic Alfredo y Bruno, y de la memoria de tus abuelos, ambos asesinados, y del Islote de Mbañé en África, y de los hijos de puta que quemaron medio Canarias, y de tus amigos Yoli y Peter con quienes estuviste el finde, y de Diógenes Internacional y tus libros-objeto, y del gozo de lluvia que cayó sobre Madrid el domingo, y de Mayoral en su laberinto, y de... ¡Navarra!

¡Hay que joderse!

Calma y poesía





1 comentario:

poeticas dijo...

Vaya! Isabel, pero que cosas me dices, que me pongo rojo!!! eres muy amable y viniendo de ti sé que lo dices de todo corazón, así que doblemente rojo me pongo. Muchas gracias por tus comentarios, en fin, aunque tarde, pues muchas gracias y mucho éxito en la presentación del 19!!!
En diciembre es posible que pasemos por Madrid, a ver si nos podemos ver.
Besos/Petons/Kisses
Agustín

FOTOLIA