Bitácora de Isabel Huete

SOLIDARIDAD CON HAITÍ

SOLIDARIDAD CON HAITÍ
PINCHA EN LA IMAGEN Y SI TE INTERESA MANDA TU COLABORACION A diointer@wanadoo.es (copia y pega la dirección de e-mail)

13 diciembre 2007

Polémicas ridículas


Esta es la foto de la polémica, bastante ridícula y absurda a mi entender. Parece mentira que un organismo como el Instituto de la Mujer, al que como funcionaria pertenezco, pierda el tiempo con esta noticia. Colectivos de hombres trabajadores en distintas áreas (todos más que estupendos e incitantes, por cierto) también lo han hecho y nadie se ha rasgado las vestiduras sino que, por el contrario, todo han sido alabanzas y parabienes. Y ahora resulta que estas chicas azafatas, más listas que el hambre porque las está lanzando al estrellato mediático, son poco más o menos que vilipendiadas por mostrarse en biquini y con poses supuestamente "provocativas". Siempre he pensado que sólo los descerebrados pueden llegar a "ponerse" con la visión del desnudo (en este caso ni siquiera eso) de una mujer plasmado en un papel, en un vídeo o en una peli. Digo yo que las mujeres tenemos el derecho de adoptar las posturitas que queramos y donde queramos siempre que a nadie ofendamos, y un cuerpo desnudo nunca puede ofender; el problema no está en ellas, porque somos libres de hacerlo, sino en los que con su casposidad mental se sienten provocados. El problema no está en la imagen sino en cómo se mira, y también en querer reservar y preservar el lucimiento del cuerpo de la mujer al ámbito exclusivamente privado mientras que el de los hombres se acepta sin miramientos que también sea público. Defiendo sin fisuras el derecho a la igualdad en todos los sentidos de las mujeres, a su dignidad, a su libertad; lo que me preocupa es que no se considere por otras mujeres, que también se proclaman defensoras de su género (a menudo con cierto tufo fundamentalista), que la utilización del propio cuerpo como mejor convenga es simplemente un derecho si se hace desde la libertad y no de la coacción. Que me expliquen por qué los bomberos sí pueden hacerlo y las azafatas no...

¿Qué dirían esas mujeres y colectivos denunciantes de otras mujeres al ver estas fotografías que saqué en México D.F. de una protesta de trabajadores y trabajadoras del campo en pleno centro de la ciudad? Son campesinos/as y, en mi opinión, mucho más evolucionados/as que nosotros a la vista de cómo utilizan su cuerpo, con toda libertad, para la defensa de sus derechos, es decir, por una buena causa (aunque si no hubiese habido causa me habría parecido igual de bien).
Y lo más interesante es comparar la foto que saqué de los hombres: ellos se tapaban su pene ridículamente... ¿Tendrían miedo de que se descubriera que el tamaño también importa?
Bromas aparte, la dignidad y libertad de estas mujeres me parece indiscutible y digna de elogio. No creo que yo me hubiese atrevido a mostrarme así, ni siquiera por la mejor causa. Y es que yo soy producto, como todos los que habitamos eso que se llama el primer mundo, de una supuesta civilización más avanzada... que en muchos aspectos significa también más represión y más hipocresía. Al parecer, las playas son el único mundo en el que es posible liberar de ataduras a nuestros cuerpos sin que nadie se sienta ofendido o provocado, y aún...
Cuerpo libre y poesía.

FOTOLIA